domingo, 3 de enero de 1999

Dr. Tangalanga: "El Comfer me prohibió"



Nadie sabe su nombre pero muchos conocen su voz. Es que Tangalanga, Tarufetti, Rigatuzzo o el Licenciado Varela, entre tantos alias, ya es un mito. Verdadero símbolo del dañino sentido del humor de los porteños, se hizo famoso por la grabación de cargadas telefónicas a incautos. Hoy, a los 82 años, ya es un profesional del humor y en su currículum figuran 17 de cassetes de llamados y chistes (si se cuentan las grabaciones piratas supera los 2.000 llamados), 14 CD, 3 libros (con prólogos de Spinetta y Landrú)y presentaciones en vivo en Argentina y Chile. Entre sus fans se cuentan el presidente Menem, Fernando De la Rua, Charly García, Fito Paez, Carlín Calvo, Pablo Rago, el diputado Piotti, Arturo Puig, Oscar Martínez, Diego Latorre y Valeria Lynch, entre tantos otros. Tras un breve paso por la TV en el ´92 llegó a la radio. "Los martes a las 10 de la noche estoy en "El Robo del siglo" con Matías Martin, Tuqui y Diego de la Salla", -revela.
-¿Cómo llegó la propuesta para estar en la Rock & Pop?
-Me hicieron una entrevista porque yo estaba promocionando mis shows del Bauen. Tuve tanto éxito que a los dos días me llamaron y me propusieron estar los martes haciendo llamados propuestos por los oyentes. Mi arreglo es por canje, porque la gente no se olvida de mí.
-¿Le gusta la radio?
-Soy muy partidario de la radio. Escucho por la mañana a Ibarra, aunque me paso un "Cachito" a Guinzburg y a Gómez Castagnon. A la tarde también pongo Mitre. El programa de Nancy Pazos, "Por la tarde, turno tarde". Una vez me llamó por teléfono para hacerme una consulta y le dije "se rompieron el mate para encontrar el nombre del programa. El que lo ideó debe estar internado".
-¿Le gustaría tener su propio programa?
-No, tengo 82 "pirulos" y no tengo ganas de meterme en esa obligación. No estoy para rajar de un lado a otro.
-¿Lo de "El Robo del Siglo" no le pesa?
-No, porque es una vez por semana y la paso muy bien con los chicos. Además me ayuda con el "chivo" de los cassettes que edité con los llamados.
-¿Fue su primera propuesta?
-No, Ya me habían invitado Larrea, Mateyco y Gasalla para hacer televisión.
-¿Su época de mayor popularidad fue en 1992, cuando estuvo en "Peor es nada" por la TV?
-Pudo haber ayudado, porque la televisión vende buzones. Pero ese año el programa no anduvo bien. Fueron 6 meses pero no era lindo porque me daban 3 o 4 minutos. En ese lapso tenía que hacer "engranar" al tipo y que me insulte y no se puede. Además yo estaba muy autocensurado y el Comfer era más bravo que ahora. No lo largué porque me pagaban 1.000 pesos por semana y no lo podía dejar, pero no lo extraño. El Comfer me prohibió. Después aflojaron bastante y creo que hoy no me levantarían.
-¿Con los años desarrolló alguna técnica para hacer enojar a la gente?
-Tato Bores me preguntaba "¿Quién te escribe los libretos?". Es tan natural para mí que no me doy cuenta. Trato de que no se me escape, lo que más me jode es que me corten. Busco tenerlo con una intriga y al final lo insulto. Hace poco, en un show, un tipo dejó de putearme cuando corté yo. Y a la gente le encanta.
-¿Los nombres de dónde los saca?
-No tengo idea. Todavía no sé de dónde saqué Tangalanga. Después le sigue Tarufetti y Rigatuzzo, que es el de un médico que trata enfermedades del recto y ano. Lo llamé y la secretaria me dijo que el tratamiento era en frío. "Claro -le digo-. Imagínese que si le meten un fierro caliente en el orto queda fulero. Un pibe se tomó el trabajo de escuchar más de mil llamados y contó casi 70 apellidos distintos.
-¿Nunca le dio por llamar a los famosos?
-No me interesó. Lo llamé a Dalmiro Saenz y le dije que no se le entendía nada de lo que decía y lo toreé para que se enoje pero se lo tomó con mucho sentido del humor. La que se enojó fue Blanca Curi cuando le pregunté si en su oficina funcionaba un prostíbulo.

Comenzó con los llamados en el '61 para que Sixto, un amigo que estaba postrado, tuviera una alegría. "Mis grabaciones le causaban gracia, pero sobre todo, desviaban el inevitable tema de conversación: su enfermedad", recuerda conmovido.
-Aquellos primeros llamados eran más agresivos.
-Sí porque a mi amigo le gustaba que me putearan. En aquellos momentos en que él estaba vivo toreaba más a la gente. Cuando se murió, en el ´64, me dejó la satisfacción de haberle confesado a Tato Bores que "gracias a mí no se moriría tan triste". Los dejé y los retomé en el '80 cuando tuve una hepatitis y no paré más. Aquellas primeras grabaciones las hacía en cinta abierta y después las pasé a cassette.
-¿Alguna vez lo reconocieron y se enojaron?
-No. Me reconocieron y se pusieron contentos porque después del llamado se enteraron de quién era yo y se hicieron fanáticos. Hay otros que son bravos, como el de un tipo que vendía una casa (el dato me lo pasó Spinetta) que si me agarra me mata. ¡Cómo me puteó!.
-¿Cuál es su llamado preferido?
-El de un imitador que salió hablando como un conejo, un gallego y un italiano y cuando opiné que era flojo se puso como loco. Y el de una tarotista que le dije cualquier barbaridad (entre ellas que mi tía se encamaba con trillizos) y me creyó todo. Me gustan más los ingeniosos, donde pasan cosas absurdas que los que me insultan.
-Usted habla inglés, ¿hizo un llamado en ese idioma?
-No. Llamé en Los Angeles a un restaurante mexicano diciendo que una comida de allí me había dado diarrea. Pero en castellano.
-¿Cuál fue el llamado que más disfrutó como "justiciero"?
-Un plomero que vivía en Castelar y era mal tipo. Me quería venir a pegar desde allá y yo le dije "para venir desde ahí tenés que tener el pasaporte al día".
-¿Es cierto que usted conoce a su esposa desde antes de que nazca?
-Sí. La madre alquiló una pieza en mi casa y estaba embarazada. Nació Nora cuando yo tenía 7. Siempre la embromaba: "cuando me llegues al hombro vas a ser mi novia". Cumplió 18, nos casamos y vivimos juntos hasta hoy.
-¿Alguna vez lo llamaron a usted para cargarlo?
-No, pero seguiría el tren. Seguro.


Gustavo Masutti Llach
Revista Ahora - Diario Crónica
Buenos Aires - Argentina
Enero de 1999 


9 comentarios:

Sebastian dijo...

Muy buena la entrevista. Responde a muchas de las dudas que uno como fanatico puede tener.

Anónimo dijo...

UN CAPO TANGALANGA !!!

leopeugeot dijo...

maestro!!!!!!! no me canso nunca de escuchar los cd's que tengo de el!

Anónimo dijo...

GENIO, MAESTRO!!!!!!!

Anónimo dijo...

un viejo de mierda cobarde que hizo guita a costillas de otro y que demuestra como somos los argentinos. cagones

Alexis Bor dijo...

Un genio del humor absurdo, no apto para pelotudos

Roberto dijo...

El más grande humorista de todos, saco a miles de la depresión. Trabajaba en hospitales más de 40 años , creo una fundación y no lo decía. Único e inimitable. Gracias dr que Dios te bendiga

Anónimo dijo...

Dr. Tangalanga, desde España, descanse en paz este gran humorista.

Anónimo dijo...

es el unico que cuando estoy mal tiene la capacidad de cambiarme el estado de animo!